fr-Misión Imposible: Encontrar alquiler en Barcelona

27/12/2016

Encontrar un alquiler de calidad en Barcelona resulta, a día de hoy, una auténtica odisea. No solo por la escasez de oferta de calidad, sino por los recientes y altos precios que imposibilitan el acceso a estos y la alta demanda de ellos. Los principales afectados de estos sucesos son la gente joven que intentan encontrar su primera vivienda, las familias monoparentales, los separados... donde su bajo límite de presupuesto les acaba enviando a vivir en pisos en la zona de la periferia, con escasos metros cuadrados o que no cubran todas sus necesidades.

El precio y la demanda de alquileres en Barcelona siguen subiendo.

A medida que sube la demanda de alquiler de pisos en Barcelona los precios de estos también suben, no obstante, su calidad cada vez es peor si la comparamos con su precio. Los pisos en el centro de Barcelona son prácticamente inalcanzables por muchas personas debido a su altísimo precio. Son por lo tanto los pisos en la periferia, con pocos metros cuadrados o que no satisfacen todas las necesidades los que más abundan, y debido a la alta demanda, estos apartamentos, a pesar de no ser exactamente lo que buscan y necesitan, acaban siendo aceptados por miedo a que otro interesado se les adelante.

Los precios demasiado altos y la escasez de pisos en buenas condiciones son solo dos de las principales consecuencias de una importante bajada del stock disponible de vivienda en alquiler en la ciudad y de la reactivación de una demanda hasta hace poco perdida por la crisis. Según el Instituto Catalán del Suelo (Incasòl), el último año se alcanzaron subidas de precio en el alquiler de pisos en Barcelona superiores al 7%. Y como previsión, deja para el próximo una subida de precio de mínimo 2 dígitos.

Temor al impago

Uno de los temores más importantes del propietario de una vivienda destinada al alquiler es tener la mala fortuna de encontrarse con un arrendatario moroso. Dicho temor viene impulsado por muchas faltas de garantías legales para el arrendador y también porque los desahucios por impagos de alquiler superan ya el 50% de las causas por desalojo.